¿No sabes qué tipo de hosting necesitas? Aquí respondemos tus dudas

¡Elige tu hosting!

En el blog de GoDaddy hemos platicado sobre las cosas que deberías buscar en un proveedor de hosting, así como los elementos que te ayudarán a encontrar el mejor hosting para ti

En este nuevo artículo queremos expandir la información de esos temas, dándote algunos consejos para que elijas el contrato de hosting que tu sitio web necesita.

Esperamos que al explicar las características de cada tipo de alojamiento, puedas resolver la duda que tienen muchas personas como tú: ¿qué hosting web debo tener?

Hosting compartido

Es el servicio de alojamiento web más básico y accesible que existe en el mercado. Éste consiste en utilizar un servidor (que es como una computadora) para alojar múltiples páginas web, así los gastos de mantenimiento del servidor se dividen entre varias personas y el servicio es más barato. Piensa en él como alquilar un departamento con room mates

Te lo recomendamos si estás empezando en el mundo digital y no tienes mucho conocimiento tecnológico, ya que muchos proveedores incluyen asistencia técnica y acceso a cPanel, una plataforma que facilita la administración de tu sitio.

Es bastante útil si planeas tener un sitio web sencillo, por ejemplo un blog personal/profesional o una página para un negocio pequeño; pero también funciona bastante bien para sitios empresariales que no necesitan muchos recursos o controles avanzados. De hecho, algunos foros de opinión mencionan que el hosting compartido funciona bien si tienes cerca de 10 mil visitas al día o menos.

Ahora, debes saber que el hosting compartido tiene algunos inconvenientes, principalmente porque los recursos del servidor –entre ellos el CPU, la memoria RAM y el espacio en disco duro– se comparten entre varios sitios, como mencionamos al principio. A veces, esto puede traducirse en:

  • Tiempo de carga más lento.
  • Riesgos provenientes de los sitios que comparten el hosting.
  • Sobrecarga del servidor.Descubre si el hosting compartido es para ti

Sin embargo, estos inconvenientes sólo son esporádicos y tu proveedor trabajará para tratar de mantener tu página web activa y funcionando en todo momento. Además, probablemente se acercará a ti cuando considere que deberías cambiarte a un plan más avanzado de hosting.

Hosting dedicado

Contratando un servicio de hosting dedicado básicamente rentas todo el servidor para guardar la información de tu página web, sin compartirlo con otros proyectos. Es decir, como si rentaras toda una casa para ti…

Aunque los recursos están limitados por la capacidad de alojamiento físico que tiene el servidor, la principal ventaja del hosting dedicado es que tú puedes manejar los recursos y personalizar el servidor como desees, por ejemplo incrementando la memoria RAM o eligiendo el sistema operativo con el que desees trabajar (Linux o Windows).

Este tipo de hosting es ideal para propietarios de sitios web avanzados que tienen mayor idea de cómo está configurado su sitio y saben qué hacer en distintas situaciones; aunque este hosting cuesta más que otros, suelen contratarlo porque necesitan customizar las funciones de su servidor. Entre ellos puedes encontrar sitios web corporativos, de bancos, tiendas de comercio electrónico y sitios complejos como los de ofertas de empleo, sólo por mencionar algunos ejemplos.

Relacionado: Entendiendo qué es el hosting dedicado.

Hosting de servidor privado virtual

En la industria se le conoce como VPS por sus siglas en inglés (Virtual Private Server) y es una de las opciones más balanceadas que existen. En este tipo de alojamiento, el servidor se comparte entre varios sitios web, pero tiene las características del hosting dedicado porque te permite personalizar tu entorno para utilizarlo a tu gusto; lo cual no podría ocurrir con el hosting compartido.

Descubre si el hosting compartido es para t

Cabe mencionar que el hosting VPS es un poco más seguro y estable que el dedicado porque sólo se alojan entre 10 y 20 sitios web, lo cual disminuye la demanda en el servidor. Sin embargo, la verdadera ventaja es que los recursos del servidor se dividen en partes iguales y cuando un sitio web llega a su límite (por ejemplo, límite de tráfico web o de ancho de banda), no afecta al rendimiento de las otras páginas guardadas en el mismo servidor.

Frecuentemente, el VPS se utiliza para:

  • Comercios electrónicos que instalan plataformas como Magento, OpenCart, Prestashop, etc.
  • Sitios con aplicaciones pesadas, por ejemplo páginas con CRM que ayudan a los negocios a almacenar y utilizar datos de sus clientes.
  • Configurar y controlar un servidor de correo electrónico propio.
  • Desarrollar una aplicación con una base de datos compleja, de la cual no estás seguro de cuántas visitas recibirá.

Como puedes ver, elegir un hosting no es tan difícil como parece. Sin duda, el primer paso para seleccionar una opción es comprender los diferentes tipos de alojamiento que existen, para que después tomes una decisión con ayuda de tu proveedor.

Y si recién estás comenzando, puedes probar un alojamiento compartido y después experimentar con un hosting más potente conforme vaya evolucionando tu sitio web y tu negocio.

¡Esperamos que esta información sea útil! Por supuesto, te invitamos a conocer los contratos de hosting que te ofrecemos en GoDaddy.

Imagen de Roman Kraft via Unsplash

Karen Tavera
Comunicóloga. Ha colaborado en medios especializados y tiene experiencia en redacción de contenido editorial sobre ecommerce, marketing, estilo de vida, emprendimiento, inversiones, salud y más. Es apasionada del Content Marketing.