El hosting compartido es como tener roomies o compañeros de piso

Grandes experiencias

¿Por qué adquirir un hosting compartido para tu página web, sitio en línea o tienda de e-commerce, es muy parecido a tener compañeros de piso?

Es emocionante irte a vivir con amigos o buscar tu propio espacio y compartir gastos con roomies, además es práctico y puede ser muy divertido. Sigue leyendo y te diré por qué.

Ventajas del hosting compartido

Compartir piso tiene muchas ventajas y la más importante es que los gastos se dividen entre todos los que viven juntos: tu presupuesto puede optimizarse al máximo o por lo menos mucho más que si la carga de pagar una renta pesa sólo sobre tus hombros.

Invertir en un hosting compartido es muy similar porque el servidor en el que se aloja tu página web se divide entre varios sitios además del tuyo, lo cual reduce el monto de inversión y prácticamente elimina la necesidad de contar con conocimientos avanzados en informática para gestionar un servidor.

Factores para considerar sobre el hosting compartido

Lo anterior quiere decir, en términos muy simples, que la responsabilidad sobre el funcionamiento del servidor es de la empresa con la que contratas el hosting y esto tiene sus ventajas, pero también sus desventajas porque si se trata de una compañía que carece de la experiencia adecuada o de un grupo de personas cuyo interés no es proporcionar servicios serios, tu sitio web puede correr riesgos. Te diré por qué.

Regresemos al ejemplo de compartir piso. Tener roomies te ahorra costos, pero también te obliga a compartir tu privacidad, así como las áreas comunes.

Usar un servidor que aloja a varios sitios web implica que quien lo administra debe vigilar la seguridad del mismo para proteger a todos los usuarios y los recursos no son exclusivos de tu sitio, es decir, se comparten entre todos los que se alojan en un mismo servidor por lo cual pueden existir limitantes o problemas de rendimiento, pero tranquilo, salvo casos excepcionales que requieran una gran cantidad de recursos, ancho de banda y bastante memoria, un sitio web que utiliza hosting compartido funciona muy bien, siempre y cuando la compañía que gestiona el servidor sepa cómo hacerlo y lo haga bien. Y esto me lleva al siguiente punto.

Cómo elegir a la mejor compañía de hosting

  1. Revisa que sea dueña de sus servidores. Existen empresas que ofrecen hosting, pero que no son dueñas de los servidores y muchas veces, ni siquiera los administran directamente, así que, si llega a surgir un problema resulta tremendamente complicado resolverlo porque prácticamente estás tratando con un intermediario o con dos. Lo mejor es contratar un hosting con una compañía que administre y sea dueña de sus propios servidores.
  2. Asegúrate de que cuenta con la experiencia suficiente. Esto te dará la tranquilidad de saber que para cualquier situación que pueda surgir con tu sitio web o con el servidor que lo aloja, existen antecedentes y, por lo tanto, la empresa que contratas sabrá qué hacer.
  3. Comprueba que tengan los recursos humanos, técnicos y tecnológicos necesarios porque de esto dependerá que tu sitio funcione como debe ser y en caso de que tengas dudas o desees revisar aspectos relacionados con tu página web, puedas contar con que siempre encontrarás lo que buscas.
  4. Pregunta cuáles son las restricciones del plan de hosting compartido que ofrecen. Muchas compañías tienen condiciones absurdas que te obligan a cumplir un plazo determinado una vez que contratas el plan y si necesitas más recursos (ancho de banda mayor o más memoria) y, por lo tanto, deseas cambiar de hosting compartido a un plan que cuente con un hosting avanzado, no podrás hacerlo. De aquí también la importancia de asegurarte de que la compañía que contratas sea dueña de sus propios servidores, de esta manera te ofrecerá la flexibilidad necesaria para que tu sitio web crezca o evolucione como lo tienes pensado.
  5. Revisa cuál es el tiempo de actividad que te ofrece, es decir, cuál es el porcentaje de tiempo que tu sitio estará arriba y funcionando. Recuerda que al invertir en un plan de hosting compartido los recursos del servidor y su capacidad estarán divididos entre varios sitios web, así que pregunta o investiga cuál es el porcentaje de tiempo de actividad que te garantizan. Evidentemente, si se trata de una compañía proveedora de hosting que sabe lo que hace, podrán asegurarte con facilidad un tiempo de actividad del 99.99%.

Con todo lo descrito anteriormente, ya tienes los elementos básicos para conocer qué es el hosting compartido y si es lo que tu sitio web necesita, pero en caso de que tengas dudas al respecto o desees profundizar un poco más sobre este tema, te invito a que sigas investigando entre los artículos que puedes encontrar aquí: hay una gran variedad y en cada uno encontrarás información útil para que tu página web, sitio en línea o e-commerce cumplan con tus objetivos.

Alejandra Rubio Bravo
Nativa del sur de la Ciudad de México, estudié Comunicación y me especialicé en corrección de estilo y Marketing Digital. Eterna enamorada de las letras, apasionada con la tecnología y feliz colaboradora en Virket, la empresa donde me encontré con la increíble riqueza de formas y oportunidades para comunicar y planificar estrategias enfocadas a innovar la relación cliente-empresa.